Limpiar la casa no es tarea fácil y requiere tiempo pero sobre todo mucho esfuerzo! Para aliviar este quehacer, estos prácticos consejos te serán de gran utilidad. Explicaciones.

Consejo 1: limpia tu esponja

Cuando están húmedas, las esponjas de limpieza son un excelente caldo de cultivo para las bacterias. Consecuencia: estos acaban aterrizando en tus platos. Para acabar con las bacterias presentes en tu esponja, existe un sencillo truco que consiste en introducirla en el microondas durante 2 minutos todos los días, para una higiene óptima. Según un estudio realizado por el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), poner una esponja en el microondas durante dos minutos destruiría la mayoría de los microbios o gérmenes presentes.

Consejo 2: limpia tu lavadora

Si estás empezando a dudar de la limpieza de tu lavadora, aquí está el truco: pon 2 tazas de vinagre blanco en el cajón del detergente y deja que tu lavadora funcione durante una hora (ciclo largo). Cuando haya terminado, repita el ciclo de lavado una vez más. Si las superficies interiores o el tambor están sucios, tome una esponja que empapará en vinagre y limpie. Gracias a su acidez, el vinagre blanco tiene potentes propiedades antical. Además, es un desinfectante, quitamanchas y desodorante muy eficaz. Pasa también tu esponja por las tapas, pomos y ranuras de tu lavadora, quedará limpia como nueva.

Consejo 3: Limpie los zócalos

En lugar de sacar toda la parafernalia del hogar para limpiar esta zona tan difícil, aquí tienes un truco que consiste en utilizar velos suavizantes para secadoras de ropa. Por qué ? Porque son antiestáticos, por lo que eliminarán mejor la suciedad que suele anidar en los rodapiés, sea del material que sea (madera, azulejos, etc.).

Otro consejo: también puedes remojar toallas de papel en suavizante de telas para limpiar los zócalos sucios.

Consejo 4: limpia las manchas en alfombras y colchones

Este tipo de mancha es especialmente difícil de quitar… Pero para acabar con ella, puedes preparar una mezcla con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y líquido lavavajillas que pones sobre una esponja. Frotar. Este truco hará que desaparezcan rápidamente. El agua oxigenada es un antiséptico y desinfectante que actuará contra las manchas más rebeldes.

Consejo #5: Elimina las manchas de agua

Para quitar las manchas de agua de tu grifo, puedes frotarlo con papel encerado. Este truco también dejará una capa protectora en tus grifos que evitará manchas de agua y huellas dactilares.

Consejo #6: Limpia el asiento del inodoro

Por la noche, antes de dormir, aplica una pasta de bicarbonato de sodio mezclada con un poco de agua en el asiento del inodoro y déjalo actuar toda la noche. Al día siguiente, límpiate, tu asiento estará limpio y ordenado. El bicarbonato de sodio es un antibacteriano y antiséptico que desinfectará y limpiará tus gafas.

Consejo n°7: desodoriza tu interior

Para purificar y perfumar tu interior eliminando los malos olores, aquí tienes un truco para hacer con la vainilla. Ponga dos cucharaditas de extracto de vainilla en su horno y luego, durante una hora, caliente a una temperatura de 350°. Muy pronto descubrirás que este agradable olor a vainilla invadirá toda tu casa.

Consejo n°8: eliminar restos de pegamento

Las manchas y restos de pegamento en determinadas superficies pueden resultar muy molestos, pero este sencillo truco puede ayudarte a deshacerte de ellos. Puedes mezclar a partes iguales bicarbonato de sodio y aceite de coco y luego aplicar esta mezcla sobre las manchas, este polvo blanco tiene propiedades abrasivas que ayudarán a disolver los restos de pegamento y eliminarlos.

Consejo #9: Limpiar el baño

Por la noche, antes de dormir, llena la bañera con agua caliente, medio vaso de jugo de limón y un vaso de bicarbonato de sodio. Dejar actuar toda la noche y eliminar los depósitos residuales con una esponja o paño. Estos dos ingredientes son muy apreciados por sus propiedades abrasivas y antibacterianas que limpiarán tu bañera y dejarán un olor fresco.

Consejo 10: limpia las bombillas

¿Sabías que una bombilla cubierta de polvo proporciona un 50% menos de luz? Para limpiar tu bombilla, primero debes apagar la corriente y pasar un paño de microfibra para eliminar el polvo de manera efectiva. Puede que no lo notes, ¡pero tu dormitorio se volverá más brillante!