Aquí hay algunos consejos simples sobre cómo tener siempre ajo fresco disponible para usar para dar sabor a los platos de nuestra cocina y más allá.

 La gastronomía italiana es famosa en todo el mundo, porque está llena de sabrosas recetas elaboradas con ingredientes frescos y de excelente calidad . Todas nuestras preparaciones se distinguen no solo por las materias primas que utilizamos para elaborarlas, sino también por las especias y condimentos . Estos últimos, de hecho, dan sabor, sabor y singularidad a todos nuestros platos.

Entre las cosas que nunca pueden faltar en la cocina está, sin duda, el ajo que , además de ser indispensable para la preparación de algunos de nuestros platos, también posee diversas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Este ingrediente, de hecho, se considera un verdadero antibiótico natural gracias a la presencia de alicina. Además, es capaz de fortalecer el sistema inmunológico y contiene varios minerales, incluido el zinc; manganeso; yodo; el hierro; magnesio y muchos otros.

Podemos decir con seguridad, por tanto, que el ajo es uno de los productos más versátiles que existen, ideal tanto para usarlo como condimento en la cocina como para nuestro bienestar personal. Por ello, algo bueno y correcto sería poder cultivarla en casa . ¿Es posible? Aquí tienes todo lo que necesitas saber al respecto.

Cómo cultivar ajo en el jardín.

Si vives en plena naturaleza o, en su defecto, tienes un terreno cerca de tu casa, puedes recrear una pequeña plantación de ajos. De esta forma tendremos la posibilidad de tenerlo siempre a mano.

Jardinería
 Cuando decides plantar ajo, primero debes prestar atención a la época del año en la que decides hacerlo. La época ideal es el otoño , para que puedas proceder con la cosecha durante el verano.

Además, es una buena práctica comprar ajo para plantar en tiendas especializadas en la venta de plantas; introdúzcalos en el suelo siempre con la punta hacia arriba y riegue los brotes regularmente, pero sin exagerar con la cantidad de agua, a lo largo del año.

Recrea una plantación dentro de la casa.

Si por el contrario quieres plantar ajo a pesar de no tener un jardín, también puedes hacerlo en interior. Lo único que necesitamos es un recipiente (un bote de yogur o margarina son suficientes); un poco de tierra y, por supuesto, unos dientes de ajo.

Plantación casera
 Primero, haz agujeros en el fondo del recipiente que tenemos disponible, colócalo en un platillo y vierte menos de dos centímetros (aproximadamente media pulgada) de tierra dentro. A continuación, se puede proceder a introducir los dientes de ajo enteros en el suelo, siempre mirando hacia arriba y sin quitarles la piel. En este punto, solo nos queda agregar más tierra, esta vez alrededor de una pulgada y media.

Una vez realizado este trámite, tendremos que cuidar nuestra pequeña plantación de ajos con asiduidad. Es necesario colocarla en un lugar soleado de la casa , regarla y cortar las flores que se forman de vez en cuando. Esto ayudará a conservar todo el sabor del ajo.

Cuando, con el tiempo, comenzamos a notar la presencia de las hojas, significa que el crecimiento de la planta se está desarrollando correctamente y que, a partir del próximo verano, podremos beneficiarnos del fruto de nuestro trabajo.