La planta de Jade es también conocida como la planta del dinero. Por lo que tener una de estas hermosas plantas en el interior de nuestro hogar no solamente hará mas fresco y lindo el espacio sino que también trae aparejada la buena suerte. Proviene de Sudáfrica y se caracteriza por sus ramas bien gruesas y sus hojas muy carnosas, siendo estas las encargadas de contener el agua que hará que esta bella planta viva.

Con los tips necesarios y mucho cuidado, también nos regalara bellas flores de color blanco o rosado hacia los comienzos de la primavera.

Todas estas características hacen que la planta de jade sea de muy sencillos cuidados y muy seguras y también muy utilizadas en como en  decoración como en el interior de nuestras casa.

Cuidados para nuestra planta de la suerte (árbol de jade)

1 – Riego

Solo deberemos de regarla cada quince días, dado que sus hojas gruesas almacenan el agua para nutrirla. Es por eso que requiere de muy poca agua. En tal sentido, para los meses fríos es aconsejable prolongar los riegos y hacerlos una vez al mes. Al regarla trataras de evitar de mojar las hojas. También es importante de tenerla siempre con un buen sustrato que tenga un muy buen drenaje.

2 – Ubicación

La mejor ubicación para esta planta es el interior del hogar, dado que el clima interno es mas estable. Eso no quita que para los meses en los que el calor comienza puedes sacar por varias horas diarias al exterior. Trata de ubicarla en espacios lejos de corrientes de aire, como también alejadas de fuentes de calor como estufas, aires acondicionados u hornos.

3 – Iluminación

La planta de jade necesita mucha luz, pero no sol directo, porque este pudrirá las hojas. De igual manera para los meses fríos deberás de cuidarla de los lugares húmedos y muy mojados, porque estos provocaran que las raíces se pudran. Por lo tanto la mejor iluminación es en los lugares en que los climas sean estables e intermedios.

4 – Poda

Cuando se acerca el verano o la primavera es el momento ideal para que podes esta planta. Para ello solo deberás de cortar las ramas con una buena tijera de podar. Una vez que cortes las ramas, podrás quitarle las hojas y volver a plantarlas formando nuevas plantas de jade, solo ten presente que antes de colocar en nuevo sustrato la herida del corte deberá de haber cicatrizado.

5 – Sustrato

Podrás realizarlo tu mismo con tus propias manos. Este sustrato es para suculentas, por lo que deberá de ser pobre en nutrientes y bueno en drenaje. Con estos tres elementos podrás mejorar el drenaje y hacer muy sana tu planta.

  • Perlita – que permite que el exceso de agua drene fácilmente
  • Vermiculita – este mineral mejora la estructura del suelo
  • Piedra pómez – es una roca volcánica muy liviana, absorbiendo la humedad y liberándola nuevamente y lentamente al suelo

Para hacer tu sustrato, deberás de combinar 2/3 partes de tierra, con 1/3 de perlitas o 1/3 de vermiculita o 1/3 de piedra pómez.

6 – Fertilización

Nunca fertilices en invierno u otoño, solo, lo harás para los meses de calor. Los mejores fertilizantes son el humus de lombriz que no es otra cosa que el estiércol de las lombrices de tierra que contienen mucha materia orgánica del mismo suelo. O bien haciendo te de composta que es muy sencillo, dado que la composta es el producto obtenido de diferentes materiales de origen orgánico. Es por ello que podrás hacer un buen compost con cascaras de frutas y verduras crudas. También podrás hacerlo con cascaras de huevo, restos de yerba, café y te. Como también puedes utilizar pasto seco o todo resto de una poda.