¡Deshacerse de las molestas y antiestéticas manchas nunca ha sido tan fácil!

Es inevitable que las manchas de óxido ataquen el suelo con el tiempo. ¡En lo que nos gustaría centrarnos no es tanto en el problema como en la solución! 

A continuación te explicaremos cómo obtener el efecto deseado, con unas prácticas rectas tanto en el caso de superficies resistentes como delicadas . 

Cómo eliminar sin esfuerzo las manchas de óxido de tu suelo

La aparición y acumulación de manchas de óxido es una de las molestias típicas dentro de las cuatro paredes de la casa. Puede manifestarse en diferentes habitaciones y descuidar la situación solo conducirá a la degradación . 

Ciertos materiales soportarán elementos aún más agresivos, mientras que otros requieren más atención.

Para decir adiós a las manchas de óxido en el suelo, una solución realmente eficaz es el bicarbonato de sodio habitual : con fuertes propiedades antibacterianas, antisépticas, blanqueadoras y exfoliantes, le dará un aspecto brillante e impecable.

Adopta una mezcla de bicarbonato de sodio y agua. A continuación, pulir la superficie y frotar la parte manchada con la pasta obtenida con una esponja y dejar actuar un rato. Finalmente, enjuague y seque. 

Piso

El vinagre de sidra de manzana y la sal fina (o de mesa) desinfectan y exfolian la zona afectada. Te dan una mano en la tarea, sin contraindicaciones de ningún tipo. Esto dentro de ciertos límites de dosis, tiempo y fuerza. 

La mezcla de limón y bórax no está nada mal . El cítrico amarillo tiene importantes cualidades desinfectantes, blanqueadoras y exfoliantes, gracias a las cuales se facilita el tratamiento de las partes oxidadas. Por su parte, el bórax acidifica el óxido, facilitando su eliminación. 

Habitación

Mezcla un poco de jugo de limón con 2 cucharadas de ácido bórico. Mezclar bien y luego tomar la mezcla con un paño de algodón , aplicarlo sobre las zonas sucias y frotar. Repite el proceso hasta que las manchas desaparezcan. ¡En unos pocos pasos elementales, su suelo volverá a brillar!