Los objetos de plata se encuentran entre los más preciados que guardamos en nuestros hogares: ya sean anillos, pulseras, collares, pero también cubiertos u otros objetos decorativos, casi siempre tienen un valor sentimental además de económico.

Sin embargo, la plata tiene un defecto: con el tiempo tiende a ennegrecerse y perder su brillo natural. Es un fenómeno completamente natural y, afortunadamente, solucionable.

Este metal adquiere un color oscuro y opaco al exponerse al sulfuro de hidrógeno en el aire. La reacción química que se produce afecta a la capa superficial del objeto, y por eso mismo es posible recuperarlo.

Pasta dental

No solo es útil para mantener la boca libre de caries, sino que también puede usarse para recuperar plata ennegrecida.

Lave los artículos de plata con agua y jabón, luego aplique una capa de pasta de dientes en su superficie durante 5 minutos. Finalmente, enjuague con agua fría y seque con toallas de papel.

Lavavajillas, sal y vinagre

En un recipiente, mezcle agua, sal, una cucharada de vinagre blanco y unas gotas de detergente líquido para platos.

Sumerja los artículos de plata en la solución y espere unos 20 minutos. Por último, aclara con abundante agua y pasa un paño limpio para retirar y secar la plata.

Bicarbonato de sodio

Mezcla bicarbonato de sodio y agua para hacer una solución cremosa, que puedes usar para limpiar la plata hasta que las manchas oscuras se eliminen por completo.

Aclarar con abundante agua y secar con un paño limpio.

Para evitar que la plata se deslustre , evite que entre en contacto con líquidos como amoníaco, lejía u otros productos químicos. Si es posible, guarde los artículos de plata en papel de aluminio y límpielos siempre antes y después de usarlos.