Todo el mundo sabe que es posible luchar naturalmente contra la contaminación de nuestros interiores simplemente… ¡utilizando plantas! Al menos, parece darse por sentado en la conciencia colectiva. Pero ¿y en la realidad?

Hidrocarburos, metales pesados, pesticidas, etc. son todos compuestos dudosos que contaminan el agua que bebemos, el suelo en el que crecen nuestras frutas y verduras, pero también el aire que respiramos, que está más en nuestro interior. Las pinturas y los productos de limpieza o los cosméticos, pero también nuestra ropa blanca, o nuestros muebles, no son en vano. La mayoría libera compuestos orgánicos volátiles (COV), en ocasiones muy nocivos, capaces de provocar trastornos que van desde una simple irritación ocular o cutánea hasta el desarrollo de problemas respiratorios como el asma. Si se prueban los efectos nocivos de sustancias como el benceno, a veces nos faltan pruebas para afirmar la toxicidad de algunas de estas moléculas. Sin embargo, una cosa es segura: estemos donde estemos, absorbemos más o menos cada día a través de la atmósfera, el agua y los alimentos. Y no siempre sabemos qué consecuencias perjudiciales podría tener esto a largo plazo. Así que también podemos tratar de exponernos lo menos posible, comenzando por actuar directamente donde tenemos la oportunidad: en nuestros hogares. Afortunadamente, nuestras queridas plantas tendrían la capacidad de absorber todas estas moléculas no deseadas para brindarnos un ambiente mucho más saludable… Pero, ¿realmente podemos contar con ellas?

poner plantas de interior

logotipo de pinterest

Poniendo plantas en casa – Fuente: spm

Nunca dos sin tres ?

Plantas capaces de absorber tolueno, otras xileno o incluso amoníaco… ¡Qué bendición! Tales argumentos de marketing son comunes entre los floristas, en la Red o en los periódicos. Así que la mayoría de nosotros parece darlo por sentado. Desgraciadamente, un dictamen muy serio de Ademe publicado en 2013 complica un poco las cosas. De hecho, el vasto proyecto PHYTAIR, lanzado con el fin de responder a los nuevos desafíos de la salud, reportó resultados bastante decepcionantes. Este proyecto comenzó en 2001 y continuó hasta 2012, con el objetivo de completar 3 fases de experimentación. Las primeras fases, que se llevaron a cabo en el laboratorio, concluyeron claramente que las plantas tenían un impacto positivo en la calidad del aire para los tres contaminantes estudiados (benceno, formaldehído y monóxido de carbono). Se destacó claramente el papel significativo del sustrato sobre el que se desarrollan las plantas en maceta, con su complejo de interacciones microbianas y radiculares. Sin embargo, la última fase, que consistió en probar las plantas en condiciones reales (especialmente en términos de ventilación) en la casa MARIA, reveló tasas de absorción insignificantes. Tanto es así que la Ademe (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía) considera que el término “plantas descontaminantes” no está científicamente aprobado teniendo en cuenta los niveles de contaminación que se encuentran comúnmente en los hogares”. Una situación que no deja ninguna esperanza real… la última fase, consistente en probar las plantas en condiciones reales (particularmente en términos de ventilación) en la casa MARIA, reveló tasas de absorción insignificantes. Tanto es así que la Ademe (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía) considera que el término “plantas descontaminantes” no está científicamente aprobado teniendo en cuenta los niveles de contaminación que se encuentran comúnmente en los hogares”. Una situación que no deja ninguna esperanza real… la última fase, consistente en probar las plantas en condiciones reales (particularmente en términos de ventilación) en la casa MARIA, reveló tasas de absorción insignificantes. Tanto es así que la Ademe (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía) considera que el término “plantas descontaminantes” no está científicamente aprobado teniendo en cuenta los niveles de contaminación que se encuentran comúnmente en los hogares”. Una situación que no deja ninguna esperanza real… Tanto es así que la Ademe (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía) considera que el término “plantas descontaminantes” no está científicamente aprobado teniendo en cuenta los niveles de contaminación que se encuentran comúnmente en los hogares”. Una situación que no deja ninguna esperanza real… Tanto es así que la Ademe (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía) considera que el término “plantas descontaminantes” no está científicamente aprobado teniendo en cuenta los niveles de contaminación que se encuentran comúnmente en los hogares”. Una situación que no deja ninguna esperanza real…

Una quimera del espacio exterior

Si la noticia no es nueva, parece que fue difícil de tragar, dada su escasa cobertura mediática en su momento (y aún hoy). Esto quizás no sea tan sorprendente cuando sabemos que esta creencia popular sobre las “plantas descontaminantes” nació a raíz de un prestigioso informe de la NASA. En la década de 1980, el joven investigador Bill Wolverton, contratado por la famosa agencia espacial estadounidense, estudió los efectos de las plantas de interior en la calidad del aire. El experimento consistió en colocar plantas en macetas en pequeños recintos en cuyo interior se inyectaban dosis controladas de contaminantes, en este caso, formaldehído, benceno o tricloroetileno. Después de 24 horas, los análisis midieron la cantidad de contaminante que quedaba en los recintos.

Resultados obtenidos en el experimento de B. Wolverton

Tabla 4. Sustancias químicas eliminadas por las plantas de interior en una cámara experimental sellada durante un período de exposición de 24 horas

Formaldehído Benceno Tricloroetileno
Inicial (p/m) Finales (p/m) % eliminado Inicial (p/m) Finales (p/m) % eliminado Inicial (p/m) Finales (p/m) % eliminado
Drago fragante
Dracaena fragrans ‘Massangeana’
20 6 70 14 11 21.4 dieciséis 14 12.5
Floreria
Crisantemo Crisantemo grandiflorum
18 7 61 58 27 53 17 10 41.2
Gerbera
Gerbera jamesonii
dieciséis 8 50 sesenta y cinco 21 67.7 20 13 35
Warneckii Dracaena Warneckii 8 4 50 27 13 52 20 18 10
ficus 19 10 47.5 20 14 30 19 17 10.5
Ensayo controlado 18 17.5 2.8 20 19 5 20 18 10

El promedio de los resultados obtenidos para las diferentes plantas ensayadas indicó una reducción del 21,8% en la concentración para tricloroetileno, 44,8% para benceno y 55,6% para formaldehído. Espectacular ! Al menos si nos referimos solo a estos datos. Pero es necesario tener en cuenta las condiciones del experimento, que no reflejan exactamente la realidad. El pequeño tamaño de los recintos utilizados, cuyo volumen (máximo 0,9 m³) incomparable con el de un espacio estándar de vivienda o trabajo, obligó al confinamiento de los contaminantes del aire, que no podían evitar entrar en contacto con las plantas. . En las condiciones de aireación de una habitación clásica, nuestras plantas tampoco “captan” sustancias indeseables. Además, en el experimento, cada planta se enfrentó a una sola fuente de contaminación,

Menos contaminantes, más ventilación

Pero entonces, si difícilmente podemos confiar en las plantas para limpiar el aire ambiente de nuestras oficinas o nuestros hogares, ¿qué podemos hacer para proteger nuestra salud? El proyecto PHYTAIR nos revela que “la aireación y la ventilación siguen siendo mucho más eficaces que la purificación por plantas”. Es por esto que no debe dudar en abrir las ventanas todos los días en todas las habitaciones de la casa, incluso en invierno, para evacuar el monóxido de carbono y otros contaminantes generados por los calentadores auxiliares. Por supuesto, el beneficio solo será mayor si tratamos de cambiar nuestros hábitos para introducir la menor cantidad posible de sustancias cuestionables en nuestro entorno. Para ello, evita los aerosoles (desodorantes, sprays perfumados, insecticidas, etc.) y reduce al mínimo el uso de productos de limpieza. Prefiere materiales naturales como el vinagre blanco, el bicarbonato de sodio, el jabón de Marsella o el aceite de oliva… ¡Valores seguros (más) y en algunos casos menos costosos! En otras palabras y como siempre, no parece haber una panacea para proteger nuestra salud y nuestro medio ambiente. Somos los actores prioritarios de nuestro día a día, lo que refleja nuestra forma de ser y nuestras prácticas.

pared verde

logotipo de pinterest

Una pared verde – Fuente: spm

¿Una perspectiva para el futuro?

Comúnmente utilizados para el tratamiento del agua, los biofiltros destinados a eliminar la contaminación del aire están comenzando a florecer, particularmente en forma de paredes verdes. Sin embargo, el mecanismo realmente no involucra a las plantas en sí, ¡y aquí es donde parece tan inteligente! Porque, como se ha indicado anteriormente, es precisamente la rizosfera con toda su procesión de microorganismos la que juega un papel determinante en la degradación de los contaminantes. Así, el aire ambiente se envía directamente al sustrato de las plantas, gracias a un adecuado sistema de ventilación. Si el método aún tiene que probarse, ya ha conquistado las ciudades más grandes como Montreal, Madrid, París o Bangkok y sugiere un horizonte prometedor.