¿Alguna vez te has preguntado para qué sirve el pequeño bolsillo de tu braguita? A diferencia del bolsillo de tus jeans que se usa para guardar tus llaves o el contenido de tu billetera, esta pequeña pieza extra de tela en tu ropa interior tiene una utilidad insospechada y muy precisa.

La lencería femenina está hecha de muchos materiales sintéticos. Ya sean de encaje o de algodón, las braguitas, que sirven sobre todo para proteger la zona íntima de la mujer, tienen un accesorio en común: un forro en forma de pequeño bolsillo.

¿Por qué las bragas tienen un bolsillo?

El pequeño bolsillo de las bragas  no está allí por casualidad. Colocado en la parte inferior de las bragas, está especialmente diseñado para satisfacer una importante necesidad femenina.

  • El bolsillo en los pantalones ofrece protección adicional.

bragas con fuelle

pinterest-logo

Braguita con fuelle. fuente: spm

La mayoría de las bragas se componen de un pequeño bolsillo de algodón llamado “gusset”. Cualquiera que sea el material o la forma de la ropa interior (bragas, shorts, tangas, etc.), este componente está hecho de algodón para proteger tu piel contra ciertas sustancias contenidas en las telas sintéticas. Por su ubicación,  este revestimiento absorbe las secreciones vaginales y la transpiración para evitar la proliferación de hongos, la aparición de micosis  o cualquier otra infección urinaria o vulvar. Además, este refuerzo puede servir como barrera protectora contra el roce con ciertas prendas ajustadas como los pantalones ajustados, que en ocasiones provocan picor e irritación.

¿Cómo elegir las braguitas adaptadas a tu higiene íntima?

Además del forro de algodón  que ofrece una protección adecuada, se pueden tomar otras precauciones a la hora de comprar tu ropa interior, para mantener lo mejor posible tu higiene íntima. Aquí hay unos ejemplos.

  • Opta por bragas de algodón

bragas de algodón

pinterest-logo

Braguitas de algodón. fuente: spm

Como habrás entendido, ciertos materiales sintéticos como el poliéster o la poliamida pueden generar molestias. Cuando la humedad, el calor y la transpiración no se absorben adecuadamente, pueden afectar la flora vaginal y causar ciertas molestias como candidiasis, sequedad vaginal y picor.  Por ello, es recomendable llevar ropa interior de algodón, tejido natural y transpirable para evitar el fenómeno de la maceración. El aloe vera, el cáñamo o el lino también pueden ser buenas alternativas. También evite usar ropa interior ajustada que sofoca la vulva. En cambio, deja que tu piel íntima respire, especialmente por la noche cuando la sudoración es excesiva.

Además, si eres fan de las braguitas menstruales, debes asegurarte de que el material del pañal sea mayoritariamente de algodón orgánico. Este material también es preferible en términos de protección higiénica. Ya sea que estén en contacto con la vulva como toallas y protectores diarios o colocados dentro de la vagina como un tampón, estos materiales deben estar hechos de algodón orgánico o silicona médica biocompatible para proteger mejor el área íntima.

Además de la correcta elección de las bragas, ¿qué higiene íntima adoptar?

Protecciones higiénicas

pinterest-logo

Protecciones higiénicas. fuente: spm

Además de la elección de la ropa interior de algodón, existen normas básicas de higiene íntima  que se deben poner en práctica en el día a día. En primer lugar,  es recomendable lavarse con un producto de higiene íntima con pH neutro para limitar el riesgo de infección. También se deben evitar las duchas vaginales, los desodorantes o toallitas íntimas o cualquier otro producto perfumado. Además, se debe realizar un aseo íntimo antes de las relaciones sexuales para evitar la transmisión de bacterias.

En resumen, el escudete tiene una utilidad higiénica. Sin embargo, su sola presencia no es suficiente. Se deben tomar otras precauciones para una buena higiene íntima.