A veces nuestras plantas no parecen felices, nos gustaría que estuvieran sanas, frondosas y robustas y en cambio su color se vuelve opaco, sus hojas pierden fuerza o se vuelven amarillas o dejan de florecer.

 Las plantas tienen su propia forma de comunicarse con el mundo que las rodea, depende de nosotros captar el mensaje y responder adecuadamente.

lenguaje de las plantas

Obviamente el lenguaje de las plantas se refiere a la comunicación entre plantas a través de señales químicas y físicas. Esto se debe a que las plantas pueden sentir y responder a las señales ambientales, como la luz, el sonido y los productos químicos, e interactuar entre sí con fines como la defensa y la reproducción.

De hecho, no hay evidencia científica de que las plantas tengan una forma de lenguaje similar a la humana, con reglas gramaticales y sintácticas estructuradas para una comunicación compleja.

Suculentas, sanas, exuberantes y robustas.
 Si queremos verlos crecer sanos, exuberantes y rechonchos, debemos comprender las necesidades de las plantas. Esto significa que hay que tener en cuenta varios factores, como la especie de planta, el clima, el suelo, el riego, la luz y la temperatura. En general, solo siga algunas sugerencias generales para comprender las necesidades de nuestras plantas.

En general, las plantas necesitan suficiente agua, nutrientes, luz y espacio para crecer. Cada especie de planta tiene necesidades específicas, por lo que es importante informarse sobre las necesidades de su planta para asegurar su salud y crecimiento.

Cómo tener plantas sanas, frondosas y rechonchas

Una forma simple, orgánica y natural de saturar el suelo para las plántulas y proporcionar nutrientes beneficiosos es usar cáscaras de huevo que tienen un alto contenido de calcio.

plantas de interior
 

De esta forma tendrás plántulas sanas, frondosas y rechonchas.Es  un método natural para que nuestras plantas tomen calcio.

Las cáscaras de huevo son principalmente ricas en calcio, lo que hace que la planta sea más fuerte y resistente a los factores ambientales negativos y las enfermedades parasitarias.

De hecho, el calcio es necesario para el normal desarrollo del sistema radicular . Con una deficiencia de calcio, el metabolismo se deteriora. El desarrollo del sistema radicular se detiene, como resultado las plantas comienzan a recibir menos nutrientes hasta enfermarse y morir.

Cáscaras de huevo vacías
 

Además de calcio, la cáscara del huevo contiene potasio, fósforo y otros micro y macro elementos que influyen positivamente en el desarrollo de las plantas jóvenes.

Vestir la tierra con cáscaras de huevo

Para usar la cáscara de huevo para las plantas, primero se debe lavar bien la cáscara, y después de lavarla, se debe secar muy bien y luego triturar y reducir a polvo.

Una vez que hemos molido y reducido a polvo las cáscaras de los huevos, con este polvo se prepara la tierra para el cultivo de las plántulas.

De hecho, es posible añadir una cucharada por litro de tierra y después de lo cual esta solución comenzará a actuar al cabo de muy poco tiempo, los microorganismos ayudarán a acelerar y mejorar el aderezo del suelo.

Algunas tabletas de Trichoderma también protegerán a las plantas de la notoria “pata negra”, una de las peligrosas enfermedades que causan la muerte de las plántulas jóvenes.

Sin embargo, podemos preparar un suplemento de calcio más efectivo en forma de una solución de cáscara de huevo triturada y 150ml de vinagre de mesa al 9%.

Uso de cáscaras de huevo.
 Para ello bastarán dos cucharadas de conchas en un tarro, por tanto, donde poner el vinagre que tendrá que fermentar durante una semana.

Posteriormente se filtra la solución y se introduce una cucharada de esta infusión en un litro de agua estabilizada, con la que regar las plántulas en la raíz sobre la tierra húmeda, cada tres semanas será suficiente.