Así es como puede usar una pizca de sal para agregarla a su cubo de limpieza. Es un truco que vale oro.

Te desvelamos una increíble solución que hará que tus tareas domésticas sean realmente sencillas: todo lo que tienes que hacer es conseguir un poco de sal.

La sal de cocina, un recurso para nuestro hogar

Seguro que todos tenemos un salero que se sienta en nuestra mesa o se guarda en el armario de las especias. La sal realza el sabor de nuestros platos, ciertamente, pero no solo. ¿Sabías que también puedes usarlo para limpiar tu hogar?

Puede que no lo sepas, pero la sal (cloruro de sodio) se ha utilizado para la limpieza desde al menos la época medieval, y las generaciones posteriores han seguido utilizándola para todo tipo de tareas domésticas artesanales. Además, es una excelente alternativa al bicarbonato de sodio.

Venta

Ecológico y económico, este ingrediente ha demostrado ser eficaz para fregar superficies, aflojar la suciedad y eliminar otras manchas difíciles. Y ahora que tiene una pequeña muestra de la utilidad y eficacia de la sal para el hogar, descubramos juntos algunas de las muchas maneras de usarla sabiamente:

Es muy posible tratar las manchas de cal con este ingrediente. Para ello, la combinación de sal gorda y limón es muy eficaz . Gracias al ácido cítrico que contiene el limón, ataca la piedra caliza, mientras que la sal gruesa facilita la eliminación de residuos. ¡Un resultado 100% garantizado!

Aquí se explica cómo agregarlo al depósito.

Todo lo que tienes que hacer es mezclar estos dos ingredientes , es decir, sal y limón, dentro del cubo de limpieza y sumergir una esponja en la solución y frotar el área en cuestión con este dúo ganador antes de enjuagar. Además de actuar como desinfectante, esta mezcla eliminará la cal y otras manchas difíciles de quitar.

Si por el contrario has cocinado pescado y te encuentras con un olor desagradable y persistente en tu cocina, ¡no te preocupes, porque tenemos la solución! En un bol, mezcla unas 20 gotas de aceite esencial de tu elección con 150 g de sal gruesa. ¡Coloca el recipiente en el lugar deseado de tu cocina! De lo contrario, puedes poner la mezcla en bolsas y colgarlas en diferentes lugares de la casa. Además de desodorizar naturalmente su interior, este ingrediente también absorbe la humedad.

Limpieza con productos efectivos

Y eso no es todo, porque es posible limpiar los cubiertos empañados gracias a una solución muy sencilla y casera, cuyos ingredientes necesarios probablemente estén disponibles en la despensa de tu cocina. Para empezar, consigue un poco de papel de aluminio, que colocarás en un bol de plástico (evita cualquier otro material metálico). Agregue un puñado de sal de roca a una olla de agua hirviendo, luego llene el recipiente con agua salada caliente.

Coloque con cuidado el objeto de plata que desea limpiar y póngalo en contacto con el papel de aluminio. Solo espera de unos minutos a 1 hora (dependiendo del estado de deslustre de la plata), luego enjuaga y seca con un paño.

La sal también es útil para el mantenimiento de la lavadora. Además de absorber la humedad, también ayuda a superar los malos olores. Para ello, vierte un puñado de sal gruesa y un litro de vinagre blanco directamente en la cesta. Luego haga funcionar la lavadora vacía a 90°.

Como ves, la sal gruesa tiene muchas virtudes para la limpieza y el mantenimiento de tu hogar. ¡Saca el salero y empieza a hacer las tareas del hogar!