El verano está terminando, dando paso al otoño. Sin embargo, el calor se siente y uno de los objetos de deseo de muchos hogares es el aire acondicionado .

Estos dispositivos pueden ser muy costosos y consumen mucha electricidad: por esta razón, no están al alcance de todos. En este artículo te mostraremos un método sencillo y muy económico para refrescar tu hogar utilizando objetos sencillos.

Necesitas: 2 tazones grandes, 2 vasos de plástico de 2 litros, sal, un ventilador.

Llene los dos vasos de plástico con 2 litros de agua y una décima parte de sal. Coloque en el congelador para congelar por completo. Luego coloque los dos vasos en los tazones para evitar mojar cualquier tipo de superficie, y colóquelos frente al ventilador: ¡el aire se congelará!

Este truco, tan sencillo como efectivo, tiene un coste realmente despreciable. De esta forma, refrescar tu hogar será más fácil y accesible.