Los arándanos están llenos de beneficios para la salud, que van desde la reducción del colesterol hasta la prevención del cáncer, la protección renal y el estreñimiento. A continuación te explicamos cómo plantar arándanos en casa , para tenerlos siempre a mano.

En primer lugar, se debe elegir una ubicación adecuada, ya que los arándanos necesitan un suelo de calidad y mucha luz solar. Este último creará todas las condiciones necesarias para la fotosíntesis, que es vital para el crecimiento de las plantas.

Lo ideal es tener un jardín, pero un balcón también es suficiente. Hay que tener en cuenta que la planta necesita unos 1,8 metros de altura y alrededor de 1 metro de ancho.

Se sugiere que los arándanos se planten en otoño o primavera. La técnica de propagación más simple para arándanos y esquejes. Se lleva a cabo mediante el uso de pequeñas ramas o raíces.

Usando una maceta pequeña y tierra con un pH ácido, las ramitas y las raíces se insertan bien espaciadas entre sí. El suelo debe mojarse uno o dos días: debe mantenerse siempre húmedo.

Cuando las plántulas hayan alcanzado un tamaño promedio, deberán transferirse a un recipiente más grande.

Una vez que la planta ha crecido, es recomendable podarla regularmente, para permitir que crezcan mejor las ramas más fuertes.

 

Comparte el artículo