Residuos de comida, aceites, grasas, detergentes… son todos elementos que afluyen a diario al fregadero, acabando por ensuciarlo, haciéndolo oler mal e incluso obstruyéndolo en algunos casos. Ante todos estos inconvenientes, a menudo te planteas llamar a un fontanero. En su lugar, ahorre dinero y opte primero por una solución casera, que resolverá rápidamente el problema.

Las líneas de alcantarillado a menudo tienden a obstruirse. Excepto que no siempre tenemos a mano los productos específicos. Sin embargo, ante tal obstrucción, la tubería de alcantarillado se detiene permitiendo el paso del agua. Y es muy molesto ya que ya no podemos usar el fregadero en estas condiciones. ¿Una solución inesperada? La sal. ¡Descubre rápidamente cómo te salvará el día!

¿Por qué es una buena idea echar sal por el fregadero?

sal en un bol

Sal en un bol – Fuente: spm

Rociar regularmente una cucharada de sal por el  desagüe del fregadero de la  cocina reducirá en gran medida el riesgo de obstrucción. Puede que te sorprenda, pero la sal no solo sirve para sazonar tus platos y realzar el sabor de los alimentos. Tiene notables propiedades de limpieza que son particularmente útiles para aliviar innumerables situaciones domésticas en el hogar.

Así, la sal ayuda a descomponer los depósitos de grasa, el pelo y todos los residuos de suciedad que obstruyen el fregadero, limpiando todas las tuberías en el proceso. Como beneficio adicional, también ayuda a neutralizar los malos olores que emanan del desagüe obstruido. Tenga la seguridad de que, dado que la sal es segura, este método no causará ningún daño a su fregadero.

Si tiene pipas grandes y de alta calidad, no necesita usar sal diariamente. Basta con practicar el método unas cuantas veces a la semana, idealmente por la noche. ¡A la mañana siguiente, su fregadero estará completamente operativo!

Otro remedio  : si notas que el corcho está realmente terco, no dudes en mezclar la sal con bicarbonato de sodio y vinagre blanco. Este trío implacable no solo desengrasará el área, destapará el desagüe, sino que también eliminará todos los olores poco delicados. Para ello, mezcla una cucharada de sal y otra de bicarbonato de sodio. Vierta todo en el fregadero y agregue un vaso de vinagre. Dejar actuar durante unas horas. Luego enjuague con agua hirviendo. ¡Tu fregadero quedará como nuevo!

Sal: un excelente agente de limpieza

Usar  sal  como producto de limpieza tiene muchos beneficios en el hogar. Por un lado, es un desinfectante natural que ayuda a eliminar eficazmente las bacterias y otros microbios dañinos. Por otro lado, la sal es un excelente desodorante que te será especialmente útil para eliminar todo tipo de olores desagradables que se escapan del inodoro.

Quitamanchas, desinfectante, blanqueador y desengrasante, puedes contar con él para combatir la grasa, las manchas y la suciedad incrustada en varios elementos de tu interior. Por último, lo que no echa a perder nada, es un producto de limpieza muy económico y ecológico. En otras palabras, la sal es una excelente alternativa a los productos costosos y dañinos para el medio ambiente.

Algunos usos insospechados de la sal

¡No solo le da sabor a tus platos, sino que es un valioso aliado para las tareas del hogar!

Desengrasar utensilios de cocina

Las ollas , sartenes , cucharones y otros utensilios de cocina suelen estar cubiertos con capas de grasa.Admite que la tarea suele ser tediosa para lograr una limpieza impecable. Afortunadamente, la sal está ahí para hacerte la vida más fácil. Confíe en él para ahorrar tiempo y facilitar la limpieza.

Limpiar el interior de la lavadora y lavavajillas

usa el lavavajillas

Uso del lavavajillas – Fuente: spm

Estos dos electrodomésticos son imprescindibles en casa. Pero, con el tiempo y el desgaste, tienden a ralentizarse y ya no funcionan de manera óptima. Por lo tanto, es necesario un mantenimiento regular para conservar su ropa y vajilla. Aquí es precisamente donde entra la sal: gracias a todas sus propiedades de limpieza, hará que tus dispositivos brillen.

Si lo viertes en la bandeja de la lavadora, combatirá los depósitos de cal y cal, pero también los residuos de las tuberías internas que impiden que tu lavadora funcione correctamente. Y, si vierte un poco en el tambor, cuidará los elementos de goma y todo el interior de la máquina.
Mismo principio en el lateral del lavavajillas: si echas sal en el interior y realizas un ciclo de lavado en vacío, podrás limpiar de forma brillante las tuberías, el filtro y todos los elementos internos del aparato. ¡Los residuos de suciedad ya no serán relevantes!